Embed HTML not available.
Inteligencia emocional Lecciones gratuitas

Taller De Pareja 9/11: Disculpas Sinceras

Transcripción del vídeo: Disculpas sinceras

Cuando digo “discúlpate sinceramente” no sé si sabes exactamente a qué me refiero. Una disculpa sincera es lo que es. Vamos a ver si la estás confundiendo con lo que no es.

A veces, las personas nos disculpamos genuinamente, de corazón, pero esas disculpas requieren de ti que seas una persona emocionalmente sana, pues las personas inseguras no saben disculparse de verdad, ya que tienen miedo a la vulnerabilidad que conlleva una disculpa.

Las personas inseguras no se disculpan, fingen hacerlo para luego poder decir “ya me disculpé”, pero lo que realmente hacen es, o bien justificarse, o bien decir cualquier cosa para salir del paso cuando en realidad no creen que hayan cometido un error.

Las disculpas para salir del paso

Seguro que alguna vez has recibido una disculpa para salir del paso. Se trata de una bonita frase del tipo “lo siento mucho, sé que te hice daño” que es únicamente eso: una bonita frase. Las reconoces porque, si vuelve a surgir la situación en que la otra persona cometió un error, esa persona vuelve a cometer el mismo error. Por ejemplo, ¿qué valor tiene el hecho de que le digas a tu pareja que sientes muchísimo haberla hecho esperar media hora cuando habíais quedado a las 7 en punto si la mayor parte de las veces que quedes con tu pareja la harás esperar media hora? Esa disculpa no vale absolutamente nada, al contrario, le estás transmitiendo, día tras día, un mensaje que dice: no te respeto, pero digo lo que quieres oír para no tener que aguantar tu enfado.

Las justificaciones

El otro tipo súper habitual de falsas disculpas son las justificaciones. Imagina que, en un momento de tensión, le das una mala contestación a tu pareja, llegando a ser ofensiva u ofensivo. ¿Qué harías si, en lugar de disculparte, decidieras autojustificarte? Pues dirías cosas como…

Lo siento, pero perdí el control.

Perdóname, pero ya estaba harta o harto de tus recriminaciones.

Lo siento, pero me encontraba mal, sabes que yo no soy así.

Perdona, no quería insultarte.

En todos esos casos estás diciendo que cometiste un error del que no eres responsable, por lo tanto, una vez más, si se dieran las mismas circunstancias, volverías a actuar igual, ya que había un detonante irremediable de tu comportamiento.

Las disculpas sinceras

Lo primero que tienes que tener clarísimo es que tú decides sobre tu comportamiento, de modo que absolutamente todo lo que dices y todo lo que haces es tu responsabilidad. Una disculpa sincera no está formulada en ningún tipo específico de frase… puede ser un “lo siento”, puede ser un “perdóname” o un “sé que me equivoqué”, pero lo que debe quedar muy claro en una disculpa sincera es:

Que eres perfectamente consciente de que cometiste un error que tuvo unas consecuencias en tu pareja.

Que asumes totalmente la responsabilidad sobre lo que hiciste, sin excusas y sin justificaciones.

Que, si se vuelven a dar las mismas circunstancias, te comprometes a no volver a cometer ese error.

Lo que quiero proponerte en esta ocasión es que hagas un ejercicio de análisis con tu pareja.

Prestad atención a las pequeñas disculpas del día a día (si tú llegas tarde, si él incumple algo que había prometido, si tú levantas la voz…), las más cotidianas, y las grandes, si surgen, y analizad en qué modo os disculpáis.

¿Son disculpas para salir del paso? ¿Son justificaciones? ¿O son disculpas sinceras?

Disfrutad del ejercicio.

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply