Saltar al contenido

Taller De Pareja 7/11: Cumple Tus Promesas

Transcripción del vídeo: Cumple tus promesas

Los compromisos… las promesas… son un elemento fundamental de la confianza en una relación de pareja.

Cada vez que rompemos una promesa, hacemos más y más ancho el abismo que hay entre las dos personas.

Si la persona con quien compartes tu vida te demuestra reiteradamente que no puedes contar con ella, que diga lo que diga, su palabra no significa gran cosa, dejas de depositar tu confianza en ella, porque sabes que te volverá a fallar.

Cuando rompes una promesa estás faltando al respeto a la otra persona, le estás diciendo que para ti, ella, no es tan importante como la excusa que traes contigo para justificarte.

¿Te imaginas el enorme daño que pueden generar las promesas incumplidas a una relación?

Cómo proteger la confianza en tu relación de pareja

Lo primero que debes tener claro para proteger la confianza en tu relación de pareja es que las promesas no son un recurso gratuito. Cuando cumples una promesa, estás aportando calidad a tu relación, pero cuando la incumples, el impacto que esta decepción tiene sobre vuestra confianza en infinitamente más fuerte, y en ocasiones, una sola promesa incumplida puede minar la confianza para siempre.

Por este motivo, si tienes el hábito de hacer promesas a la ligera, deshazte de ese hábito cuanto antes. No abuses de ellas. Comprométete solamente cuando tengas la certeza de que podrás responder al compromiso. Antes de hacer una promesa a tu pareja, contempla todas las variables y asegúrate de que, pase lo que pase, la podrás cumplir.

Cuando tengas intención de hacer algo por tu pareja y sientas la tentación de prometerlo aun sabiendo que podrías acabar no cumpliendo esa promesa, en lugar de prometer, habla honestamente con tu pareja y dile que, sinceramente, te gustaría poder comprometerte con ese cometido pero que no quieres fallarle y sabes que existe la posibilidad de que no puedas mantener la promesa.

Si tomas la costumbre de prometer únicamente cuando sabes que podrás responder satisfactoriamente a esa intención, tu pareja confiará muchísimo más en tus promesas, porque sabrá que no las utilizas de forma gratuita.

¿Y qué pasa si has hecho una promesa pero a la hora de cumplirla te encuentras obstáculos? Recuerda que tu respeto por la promesa que has hecho a tu pareja refleja exactamente tu respecto por tu pareja. Si en el camino encuentras obstáculos, haz lo que tengas que hacer para salvarlos. Si en el proceso surgen oportunidades no compatibles con tu promesa, detente un momento y prioriza: ¿Qué es más importante para mi? ¿La confianza de mi pareja o esta oportunidad?

¿Pero qué ocurre cuando, aun creyendo firmemente que podrías cumplir tu promesa, al final algo obstaculiza casi irremediablemente el proceso? ¿O cuando las oportunidades que surgen son realmente importantes? Se pueden dar situaciones extremas en las que, realmente, podrías cumplir tu promesa, pero sería una locura obviar las circunstancias que te están tentando a no cumplirla o, tal vez, las consecuencias de seguir adelante ignorando todo lo demás son considerables. En esos casos, antes de echar por la borda la promesa que has hecho a tu pareja, habla con ella. Exponle la situación, explícale todos lo detalles y pídele que te libere de la promesa. Hazle saber que él o ella es más importante para ti que esa situación, y que no quieres perder su confianza, por lo tanto, la decisión de liberarte de la promesa está en sus manos.

Muy probablemente tu pareja te liberará de la promesa y tú habrás actuado correctamente con ella, habrás salvaguardado su confianza en ti y te habrás ganado un poco más su respeto por tu honestidad y tu compromiso. Pero es importante que no abuses de esta solución. Trata de contemplar previamente los posibles imprevistos u obstáculos y comprométete sólo cuando de verdad creas que podrás responder.

Ahora te propongo que reflexiones acerca de las últimas promesas que has incumplido, y que tu pareja haga lo mismo.

Este no es un momento que recriminar. Todo lo contrario. Sería estupendo que hoy, tu pareja y tú, os comprometierais a proteger la confianza de vuestra relación.

Hablad al respecto, comunicaos abiertamente sobre este tema y asumid el hábito de ser muy selectivos o selectivas con vuestras promesas y, una vez hechas, priorizarlas como muestra de respecto por la persona que tenéis a vuestro lado.

¡Disfrutad la conversación!