Saltar al contenido

Emprendimiento. ¡No Sé Por Dónde Empezar!

EMPRENDIMIENTO. ¡No Sé Por Dónde Empezar!

¡Hola! Soy Sandra Burgos y esto es 30K Coaching. El microentrenamiento de hoy tratará de dar respuesta a una consulta recibida al correo electrónico sandraburgos@30kcoaching.com

Su nombre es Javier y nos cuenta lo siguiente…

¡Hola Sandra! Me encantan tus mensajes, tus vídeos, son todos muy inspiradores.

De hecho me han ayudado a reflexionar y tomar una de las decisiones más importantes de mi vida. Me decidí a arriesgarme a trabajar en algo que realmente me apasiona: la fotografía y el vídeo. Renuncié a un trabajo estable, en una entidad financiera, y esa decisión me agrada muchísimo.

Pero hay momentos en que la ansiedad por la incertidumbre, por estar empezando en un esquema totalmente nuevo, por tener que enfrentar, aprender, corregir y solucionar tantas cosas desconocidas al mismo tiempo, es abismal.

Quisiera saber si pudieras crear un vídeo sobre estas etapas de transición y cómo asumirlas de la mejor manera.

Javier, no sé cómo es que nunca se me ha ocurrido hacer un vídeo sobre esto, pues se trata de una dificultad por la que pasan todas y cada una de las personas que toman la valiente decisión de emprender.

Hoy te voy a hablar a ti, y a todas las personas en tu misma situación, de cómo afrontar ese período de transición de una forma saludable.

Son 4 las competencias generales en las que necesitarás trabajar para emprender con éxito. Pero ten en cuenta que nunca lo sabrás todo ni estarás 100% preparado en ninguna de ellas, así que hazte a la idea de que lo que te espera es una vida de aprendizaje permanente.

1. Competencias profesionales

El primer tipo de competencias que necesitas para emprender son las competencias de carácter profesional.

En tu caso, nos cuentas que has decidido dedicarte a la fotografía y el vídeo. Pues bien, de eso es de lo que necesitas saber muchísimo, todo lo que puedas.

Imagino que si has decidido dedicarte profesionalmente a ello es porque ya posees aptitudes y conocimientos en ese ámbito laboral y te ves capaz de afrontar cualquier tarea en cuanto a fotografía y vídeo.

Aun así, es fundamental que te recicles constantemente porque lo que quieres no es simplemente estar capacitado para ello, sino que quieres destacar, porque de que te elijan a ti dependerá el éxito de tu negocio.

2. Competencias de gestión

Emprender no sólo significa dejar de tener jefes y llevarte todo el dinero. También significa asumir la responsabilidad de dirigir una empresa. Abrumador, ¿verdad?

Si te encanta la idea de pasar el resto de tu vida trabajando en fotografía y vídeo pero te angustia pensar en el papeleo, mi consejo es que busques ayuda a la hora de administrar tu negocio.

Si empiezas con recursos limitados y no puedes permitirte pagar a alguien para que se encargue de la gestión, fórmate para salir adelante con los conocimientos imprescindibles.

Suele haber cursos intensivos muy interesantes organizados por ayuntamientos o asociaciones empresariales. Busca la formación más sencilla que te permita lidiar con la burocracia de una empresa sin dejar de prestar atención a lo importante: tu trabajo en fotografía y vídeo.

Sin embargo, a largo plazo, mi consejo es que contrates a una gestoría o un gestor o gestora que sepa sacar lo mejor de tu empresa y te concentres en lo que realmente te hace feliz: la profesión que has elegido.

3. Competencias de marketing

Lamentablemente, puedes ser el mejor profesional del mundo en tu trabajo que, a menos que la gente adecuada lo sepa, no conseguirás nada.

Por este motivo, es tan importante el papel del marketing en cualquier negocio. Porque tu trabajo merece ser conocido.

A este respecto, mi recomendación es la misma que te proponía en cuanto a la gestión de la empresa. Deja que lo haga alguien que sepa hacerlo realmente bien.

Si tus recursos iniciales te impiden contratar esta parte importantísima de tu negocio, echa un vistazo a tu alrededor y puede que encuentres amigas, amigos que sepan del tema y puedan echarte una mano con la promesa de que algún día compensarás su ayuda.

Por ejemplo, seguro que tienes alguna amiga que pueda hacerte una web, algún amigo que te ayude con la difusión de tu empresa en redes sociales, alguien que pueda mencionar tus servicios en su lugar de trabajo…

Sin lugar a dudas, te conviene contar con alguien que sepa lo que hace así que, en cuanto puedas, invierte en esto.

4. Competencias emocionales

Dar el paso fuera de la zona de confort para emprender en solitario en una experiencia vertiginosa, pero no dejes que el miedo te paralice… porque querrá hacerlo. No se lo permitas.

Si alguna vez te has tirado en paracaídas, sabrás de lo que te voy a hablar. No hay nada tan liberador y empoderador como dar el paso hacia eso que te da miedo pero sabes que te puede mejorar la vida.

Justo antes de dar ese paso, sentirás terror y es normal: es tu instinto de supervivencia preguntándote “¿Para qué correr riesgos con lo bien que se está con una vida monótona?”.

Pero tú sabes que de esta vida no te llevarás nada más que lo que hayas vivido plenamente. Y en cuanto das el paso, tus emociones te desbordan de tal modo que es imposible no sentir de todo.

Lo que debes hacer durante tu caída libre hacia el desconocido mundo del emprendimiento es cambiar el chip: puede que tu biología, automáticamente, decida sufrir el proceso pero tú, conscientemente, puedes decidir disfrutarlo.

Porque con cada decisión que tomes, aceptarás riesgos, tu corazón latirá más fuerte, estarás más vivo.

Y las cosas, a veces, saldrán exactamente como esperabas. Pero otras veces, las mejores veces, te sorprenderán con un resultado inesperado. Y con cada vez que eso ocurra, tú crecerás.

¿Cuál es mi consejo ante el vértigo de los cambios? Vívelos con los ojos bien abiertos y con una sonrisa.

¡Bien! ¿Javier? ¿Emprendedoras y emprendedores del mundo? Ahora soy yo quien tiene una pregunta. Pero esta pregunta debe ser respondida después de dar el paso, y sólo si lo has hecho con una sonrisa. Y la pregunta es:

¿Qué sientes? Pásate por la sección de comentarios y cuéntame tu experiencia lanzándote a emprender.

No olvides que tienes a tu alcance mucho más de lo necesario para ser feliz. ¡La decisión es tuya!