Saltar al contenido

¿Me Está Mintiendo? Expresiones Faciales Delatadoras

¡Hola! Soy Sandra Burgos, y esto es 30K Coaching, y hoy aprenderás a aplicar tu inteligencia emocional al arte de la detección de mentiras.

Al hablar de detección de mentiras, no existen fórmulas inequívocas que digan con total seguridad si la otra persona está mintiendo. De hecho, ni siquiera los polígrafos son herramientas fiables. Sin embargo, hay una serie de indicios que te darán pistas importantísimas en este sentido.

¿Me Está Mintiendo? Expresiones Faciales Delatadoras

En este microentrenamiento, nos centraremos en las expresiones faciales; que son el componente del lenguaje no verbal más fácil de observar… entre otras razones, porque hablamos con la gente mirándola a la cara.

Hay 3 aspectos principales en los que te debes fijar cuando tratas de averiguar si la persona que tienes en frente miente o dice la verdad. Vamos a verlos.

1. Analiza el estilo habitual de esa persona

Lo primero que debes hacer es analizar el estilo habitual de esa persona. Esta es una parte importantísima a la hora de realizar una detección de mentiras, porque es la que te permite hacerlo de una forma realmente fiable.

Cada persona tiene un estilo propio en sus expresiones faciales, por lo tanto, no podemos buscar pistas en ellas sin tener esto en cuenta. Hay dos cosas que debes observar en las expresiones faciales de esa persona: su estilo habitual cuando no miente y su estilo habitual cuando sí lo hace.

En cuanto al estilo habitual cuando no miente, fíjate en si tiene algún gesto propio que suela hacer en situaciones despreocupadas. Por ejemplo, hay personas que suelen hablar con las cejas levantadas… o arrugadas. Hay personas que aprietan la boca cuando escuchan… Fíjate en todas esas expresiones habituales de la persona en cuestión para no confundirlas con indicios emocionales.

En cuanto al estilo habitual cuando miente, es un poco más difícil de observar cuando se trata de una persona desconocida, porque no es tan probable que tengamos ocasión de ver su comportamiento siendo conscientes de que está mintiendo. Una buena idea puede ser provocar una conversación en la que sabes que la otra persona querrá mentir, y observar qué hace.

Por ejemplo, si tú sabes que la persona con la que hablas ha conseguido su trabajo por ser el sobrino de alguien influyente, y quieres analizar sus expresiones cuando miente, puedes decir algo como “Tu trabajo suena apasionante ¿cómo has llegado hasta ahí? ¿Fue a través de un período de prácticas o algo así?”.

Es probable que en ese caso, la persona quiera evitar decir la verdad. Entonces, tendrás una buenísima ocasión para fijarte en cosas como hacia dónde mira cuando responde o si hace algún gesto curioso con los ojos o la boca.

2. Comprueba si su cara coincide con sus palabras

El segundo paso que debes dar es observar el conjunto de lo que esa persona está diciendo y la expresión facial que acompaña a sus palabras para detectar posibles incoherencias.

Por ejemplo, si tu amiga te dice “Sí… estoy muy contenta en mi nuevo trabajo” [con cara triste], está diciéndote que está contenta, pero su expresión facial indica tristeza. Si en su estilo habitual no has detectado esa expresión como habitual, podría significar que, en realidad, no está muy contenta con ese trabajo nuevo.

O, por ejemplo, otra cara bastante fácil de identificar es la cara de rencor (se reduce el campo visual y se tensan las cejas). Si ves esta cara cuando tu amigo te dice “sí, te perdono”, ¿puedes adivinar si de verdad te ha perdonado?

3. Fíjate en las microexpresiones

Finalmente, el tercer paso en el análisis facial para la detección de mentiras consiste en fijarse en las microexpresiones.

Una microexpresión es un impulso muy breve producido por una emoción. Las microexpresiones son realmente delatadoras porque es muy difícil evitar mostrarlas, pero también son difíciles de captar. Debes prestar mucha atención.

Para poder identificar una microexpresión, debes conocer bien la expresión facial de las diferentes emociones. Te daré algunos ejemplos habituales para que puedas empezar a identificarlos.

La mejor manera de captar estas emociones ocultas en la detección de mentiras es formulando preguntas directas. Vamos con los ejemplos.

Si tras la pregunta ¿te has llevado dinero de mi cartera? ves en tu hijo esta microexpresión [sorpresa], la emoción que su cara te está revelando es sorpresa, que se caracteriza por unos ojos abiertos y unas cejas alzadas. Y si la pregunta le sorprende, probablemente no haya tomado dinero de tu cartera, porque ni por asomo se esperaba esa pregunta.

Si por el contrario, ante la misma pregunta, la microexpresión de tu hijo es esta [miedo], la emoción que está mostrando es miedo, que se caracteriza por unos ojos igualmente abiertos, pero unas cejas comprimidas y tensas. Y el hecho de que sienta miedo ante esa pregunta puede darte alguna pista.

Otro ejemplo. Estás en un evento y te encuentras con una antigua compañera con quien la relación no terminó muy bien. No sabes si sus viejos rencores se habrán marchado. La saludas y responde: “¡Hola! Me alegro de verte” [cara feliz]. ¿Sabes qué siente? Su alegría es sincera porque, al sonreír, se han arrugado los bordes de sus ojos, y esa es la microexpresión de la felicidad.

Por el contrario, si su respuesta es: “¡Hola! Me alegro de verte” [cara fingida], no existe microexpresión de felicidad en su cara… No se alegra de verte.

¡Pues bien! Ya tienes algunas pautas para empezar a trabajar en tus habilidades para la detección de mentiras. Te propongo que las pongas en práctica hoy, con alguna persona cercana.

Te recuerdo los 3 pasos:

1. Analiza el estilo habitual de esa persona (cuando miente y cuando no).

2. Comprueba si su cara coincide con sus palabras (o si, por el contrario, muestra incoherencias).

3. Fíjate en las microexpresiones (para captar sus impulsos emocionales en bruto).

Me encantará que me cuentes, en un comentario, qué has observado tú en tu aplicación de estas 3 pautas.

Recuerda: Tienes a tu alcance mucho más de lo necesario para ser feliz. La decisión es tuya.

Cuéntanoslo en un comentario… ¿te ha mentido alguien hoy?